Cómo se clasifican los clientes de
tu tienda virtual

El comercio electrónico está revolucionando todos los aspectos de nuestra vida y las formas de comprar. Sin embargo, al igual que en una tienda física podemos encontrarnos con diferentes tipos de clientes que vale la pena entender.

 

En el ecosistema digital, los clientes tienen hábitos y estrategias de compra que los hacen más exigentes y complicados. Pueden ser detectives, fieles, eventuales, modernos, inmediatos o indecisos. A través de su clasificación, puedes conocer sus características para saber cómo tratarlos.

 

Gracias a las tiendas online, la atención al cliente ha mejorado en calidad de servicio y reducción de preguntas previas.

Tipos de clientes online

Sabemos que las personas no son iguales, incluso aunque estés dirigido a un grupo de personas con intereses en específico, cada una tiene diferentes formas de tomar una decisión de compra. Pensando en que los diferentes tipos buscan: el mejor precio, el mejor producto, lo más nuevo, comprar de manera inmediata y una buena experiencia de compra. Es importante conocerlos y diferenciarlos para el beneficio del negocio. Así, será más fácil hacer tratos exitosos con cada uno de ellos.

Cliente detective (busca el mejor producto)

No se queda con el primer producto que encuentra, sino que busca y compara con cuidado antes de tomar una decisión. Este cliente hace clic solo cuando está plenamente convencido de lo que quiere. Es necesario responder a tiempo y en concreto cada cosa que desee saber. Lo importante para este comprador es asegurarse de encontrar calidad y el producto que mejor se adapte a sus necesidades, para esto se informará, comparará e investigará infinidad de sitios, observando detenidamente los productos.

Cliente leal o fidelizado (busca la mejor experiencia)

Es el cliente que regresa tras la primera compra y acude de manera frecuente. No busca los mejores precios ni características, sino que la tienda en línea le ofrezca una experiencia única de compra (sentir que es parte de algo y no un cliente más). Si su experiencia es positiva, habla bien de la marca y lo recomienda en su círculo cercano.

El cliente eventual

El cliente eventual, por su parte, es toda una incógnita. Puede llegar por vías como la publicidad online, referenciado o por medio de una búsqueda en la web. Pasan de nuevos a fieles en corto tiempo, según su experiencia de compra o servicio. En general, son muy difíciles de concretar y fidelizar.

Cliente moderno (quiere lo más reciente)

Busca los productos más nuevos y actualizados. Este tipo de cliente en línea está interesado en tener lo más reciente y reemplaza un producto por otro sin problemas. Como puedes suponer, es común verlo comprando en tiendas en línea sobre moda, belleza, tecnología o cualquier industria que cambia con rapidez.

 

Es una persona que quiere estar informada. Necesita mantenerse actualizado sobre cosas de su intereses y conocer sobre los nuevos lanzamientos.

Cliente inmediato

Este comprador en línea sabe perfectamente lo que están buscando y no perderá su tiempo porque comprará inmediatamente. Podríamos decir que son el tipo de cliente ideal que todas las tiendas en línea quieren tener, el problema es que no suele ser fiel a la marca, es decir, se pierde fácilmente.

Cliente indeciso

Se le reconoce porque los sistemas de información lo muestran recurrentemente. Acostumbra a preguntar muchas veces por las mismas cosas, usando el chat o mensajes de correo electrónico. Incluso, pueden llamar a las líneas de contacto varias veces al día. Le cuesta decidir, generalmente entre dos o más opciones, y por ello la mejor manera de captarlos es a través de un discurso breve, eficaz y directo, puede constar convencer y atender, aunque puede convertirse en leal según su experiencia de compra.

¿Necesitas asesoría sobre cómo vender por internet?
Déjanos tus datos y un
asesor se pondrá en contacto.